2.500 años de constelaciones.

La astrología provoca reacciones diferentes en la gente. A menudo se piensa que sea una chorradas nada científicas.

Cuan equivocado están los que piensan eso.  No hay nada de más científico que mirar el tránsito de los planetas ya que no es interpretativo: tienen una órbita y ahí se mueven. En loop.

Los planetas se encuentran y se alejan entre sí. Aquí no hay que interpretar nada, solo observar.

La interpretación llega cuando asociamos un determinado planeta con un aspecto de la vida y de ahí sacamos nuestras interpretaciones aunque no entraré en esto aquí y hora.

La astrología provoca reacciones diferentes en la gente. A menudo se piensa que sea una chorradas nada científicas.

Cuan equivocado están los que piensan eso.  No hay nada de más científico que mirar el tránsito de los planetas ya que no es interpretativo: tienen una órbita y ahí se mueven. En loop.

Los planetas se encuentran y se alejan entre sí. Aquí no hay que interpretar nada, solo observar.

La interpretación llega cuando asociamos un determinado planeta con un aspecto de la vida y de ahí sacamos nuestras interpretaciones aunque no entraré en esto aquí y hora.

No sé casi nada de astrología aunque me fascina. Creo que estamos viendo años convulsos de mucho cambio.

Y ¿qué dicen las estrellas?

Dicen que estamos teniendo la misma configuración astrológica que hace 2.500 años. Por ser más precisa estamos teniendo los mismos astros que había en la época de la fundación de la ciudad de Babilonia.

¿Qué te parece?

A mí me parece épico.

Muy a menudo pensamos que la vida es solo que tenemos delante. El trabajo, la familia, los amigos, esta sociedad cada vez más neurótica, la política y la organización práctica y pragmática del día-día.

Sin embargo la vida es mucho más misteriosa que esto.

Seguro te ha pasado llamar alguien y que te diga: «estaba a punto de llamarte yo».

Sé que muchos no creen en estas cosas pero yo sí que creo que hay algo más de lo que vemos con nuestros ojos.

El otro día estaba hablando con una cliente de la muerte.

Ella le tiene mucho miedo, como muchos seres humanos. Aunque quisiera dejar de tenerle tanto miedo. Quisiera ser más libre.

La muerte quizás sea el Elefante Rosa más grande de todos los que tenemos en el salón.

Es una experiencia que tendremos todos, tarde o tempranos, pero la mayoría hace como si nada.

No sabemos cómo acercarnos a este tabú.

No sabemos por qué miramos con los ojos de la ciencia, que afirma que se acaban todos los procesos de la vida y que no hay nada más (cómo aún no se ha podido demostrar).

El hecho de que yo no pueda ver la luz infrarroja no significa que no exista, a veces él dogmatismo científico impide ver. Pero: ¿Qué tiene que ver la muerte con la fundación de Babilonia?

Realmente no mucho. Ambos temas salieron en la misma terapia, eso sí.

Quizás lo que más tienen en común, si lo permitimos, es que nos hacen salir de la caja a través de la cual vemos el mundo y nuestra vida.

Otra cosa que te hace pensar, sentir y vivir fuera de esta caja es la terapia gestalt,